BLOG

11 Jul

10 motivos por los que debes acudir al BluesCazorla Festival 2017

Desde Cazorla House Gallery os compartimos este articulo publicado por uno de nuestros huéspedes que repite en nuestro alojamiento por segundo año consecutivo.

El artículo ha sido extraído de su blog. El autor del artículo es Carlos Kashmir.

Queremos agradecer a Carlos que nos haya permitido compartir este artículo con vosotros. Os dejamos el articulo completo para que lo podáis leer, compartir y comentar.

Sólo quedan unos días para que llegue la 23ª edición del Blues Cazorla, uno de los más longevos y prestigiosos festivales de música que se celebran en nuestro país. Por si os estáis planteando ir o queréis conocer un poco mejor la idiosincrasia de este festival, os traemos 10 motivos por los que deberías descubrir o acudir una vez más a Cazorleans.

 

 

10 motivos por los que acudir a Cazorleans

  1. El enclave.  Cazorla es una preciosa ciudad, puerta del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas; el espacio protegido más grande de España y segundo de Europa. Su castillo de la Yedra, plazas (algunas en donde encontramos los escenarios del Blues Cazorla), vistas, cuestas, monumentos, gastronomía, naturaleza… todo tiene un gran encanto para que se realice aquí el festival. Podéis aprovechar algún día o d
    ías más, antes o después del festival, para admirar la fabulosa fauna y flora de la Sierra, hacer alguna ruta como el Borosa o el nacimiento del río Guadalquivir, o incluso visitar las vecinas Baeza y Úbeda, ciudades Patrimonio de la Humanidad.
  2. El ambiente.  Uno de los puntos fuertes del festival es el buen ambiente que se crea y contagia por toda la ciudad y escenarios. Desde al mediodía en la bella Plaza de Santa María, donde a pesar del profundo solano que podamos sufrir (no os olvidéis de sombreros y gorros), la organización lo mitiga con aspersores y barras para pedir cervezas fresquitas o lo que se tercie. Ya es tradición, como el pañuelo rojo en los San Fermines, que la gente porte dosificadores de agua (flis flis) y se echen entre todos agua para refrescar, hermanándonos ante el calor. Por la tarde en el Auditorio del Parque del Santo Cristo continúan los conciertos y buen ambiente a lo largo de todo el paseo que desemboca en el auditorio, y en el que hay puestos de música, ropa, etc. Ya en la noche disfrutamos en la Plaza de Toros de los platos fuertes, y las bandas y artistas comprueban la predisposición de un público entregado y agradecido.
  3. Conciertos de día.  Son gratis y en recintos abiertos como comentamos en el anterior punto. Así puedes estar echando unas cañas (a precio de caña de verdad) mientras ves a los artistas a unos metros de ti. Los grandes nombres se pasean por la noche en el escenario Cruzcampo (la plaza de toros), pero algunos de ellos los hacen también gratis en los otros escenarios, e incluso en otros formatos (acústicos, sin banda,..)
  4. El Prestigio.  Blues Cazorla es un festival no sólo ya consolidado, con 22 ediciones a sus espaldas. En 2014 recibió el mayor galardón por parte de la Blues Foundation, el Oscar del Blues, al Mejor Festival Internacional. Si Cazorleans ya brillaba con luz propia en el circuito de festivales en España, este premio los catapultó internacionalmente.
  5. Masterclass y meet & greets.  Otro argumento para los que busquen algo más que un simple festival de música, son las clases magistrales que imparten gratuitamente bandas y artistas en el Teatro de la Merced. Se trata de una serie de actividades formativas y musicales enfocadas a profesionales y a todos los fans interesados. Igual puedes ver una master class de algún legendario armonicista o guitarrista hablando de sus instrumentos, técnicas,.. como alguna entrevista donde artistas y bandas nos cuentan sus historias, influencias, etc. Todo ello también con la participación activa del público. Otra manera muy didáctica y especial de ver a tus ídolos fuera de los escenarios.
  6. Confianza ciega en el cartel.  Es cierto que tras tantas ediciones no es fácil contentar a todo el mundo con la confección del cartel. El Blues Cazorla hace muchos años que no se limita sólo al blues o palos más cercanos. El rock, desde el más clásico hasta el más duro, soul, funk, southern, folk, country, americana, swing, jazz, góspel, rockabilly, pop y rock patrio,.. muchos estilos tienen cabida. Los más puristas habrá años que no les gustará tanto aperturismo, y los no tan eruditos en el blues habrá otros que se empacharán un poco del propio blues. Lo que está claro es que todos los años habrá un cartel de gran calidad. Personalmente pongo como ejemplo la edición pasada del 2016, que veníamos de un cartel espectacular en el 2015 y en el 2016 no acudimos con unas expectativas tan altas. Al final acabamos rendidos ante muchas actuaciones fantásticas, algunas de ellas de las mejores de la historia del festival. No hay que dudar del buen criterio de los organizadores, ya que por aquí han pasado gente de la talla de Mick Taylor de los Stones, Canned Heat, Johnny Winter, Solomon Burke, George Thorogood, Charlie Musselwhite, Dr. Feelgood, John Mayall, Joe Bonamassa, Bettye Lavette, John Hiatt, Susan Tedeschi, Los Lobos, Koko Taylor, Buddy Guy, Mavis Staples, James Cotton, Imelda May y un larguísimo etcétera de artistas de primer orden.
  7. La simbiosis musical con la ciudad.  Y es que en cualquier bar o por la calle te puedes encontrar a un bluesman de primera fila tocando a cualquier hora del día. También habrá gente anónima en los parques y calles tocando blues. O en los mismos bares sonando continuamente canciones de blues mientras picas algo o te tomas lo que te apetezca. La ciudad respira blues a todas horas y en cualquier rincón.
  8. Los veranos en La2 de Rtve.  Una tradición veraniega de hace muchos años es la emisión de conciertos del Blues Cazorla en las noches de La2. Recuerdo vivamente, con un calor de justicia, tirar colchones para dormir en el salón, ya que era el único aire acondicionado de la casa, y sintonizar en la tele los conciertos de Cazorleans. Aún era demasiado joven para ir por mi cuenta, así que lo disfrutábamos a través de los rayos catódicos.
  9. Vacaciones con amigos y familia.  Para muchos de nosotros son unas vacaciones que compartimos con nuestros amigos e incluso nuestra familia. Si consigues una casa en la misma ciudad has triunfado, y si tiene piscina doble triunfo. También están las opciones de hoteles, apartamentos e incluso camping. Aunque siempre podrás irte a pocos kilómetros a la redonda y turnarte para conducir. Eso sí, debes andarte con ojo porque el alojamiento vuela. Algunos llevamos yendo desde solteros, y ya ahora también con los niños, echándole su crema para el sol y disfrutando del festival con ellos. ¿Dónde mejor van a estar que escuchando tan buena música en directo y con ese ambiente festivo y fraternal?
  10. Cantar cada año el himno.  Porque sí, amigos blueseros, Cazorleans tiene su propio himno, perpetrado por Txus Blues y José Bluefingers. Y todos los años suena y resuena por todos los escenarios y rincones de Cazorla.

 

Tras un mar de olivares

Bajo el cielo andaluz
Hay una isla de bares
Donde se respira blues

Da igual la carretera
El calor de igual
Vale la pena la espera
La vida es un festival

Bluseros impenitentes
Llegan en peregrinación
Afilándose los dientes
Para darse un atracón

Por la calle se saludan
Las leyendas y sus fans
No cabe ninguna duda
Estoy en Cazorleans

Estoy en Cazorleans,
estoy en Cazorleans
unas cañas y unas tapas
en la terraza de un bar

Estoy en Cazorleans,
estoy en Cazorleans
Por favor no me pellizques,
Que no me quiero despertar

Recibirás tratamiento
Si estás enfermo de blues
Y encontrarás varios cientos
Tan enfermos como tú

Y después de unos tragos,
Después de unos cuantos mais
Sientes que estás en Chicago,
En el bar de Buddy Guy

Si no te gustan los toros
Nada tienes que temer
Las corridas de la plaza
Son corridas de placer

En Cazorla los artistas
Son de máximo nivel
Salvo un par de catalanes
Que emborronan el cartel

Estoy en Cazorleans,
estoy en Cazorleans
Por favor no me pellizques,
Que no me quiero despertar

Estoy en Cazorleans,
Ven conmigo tú también
Que aunque no lleguen las vías
Tienes que subir al tren